10. Diafragma de un objetivo de una cámara de fotos

Curso Fundamentos Ópticos en Fotografía

Resumen

Qué es el diafragma y cómo regula la luz que llega al sensor


El diafragma

El diafragma es el dispositivo que permite regular los rayos de luz que entran por el objetivo y llegan al sensor. Es el equivalente al iris del ojo humano.

El diafragma está formado por un conjunto de varillas opacas que se abren y cierran a conveniencia a modo de abanico dejando una abertura de forma circular por donde pasan los rayos de luz.

La redondez de la abertura depende de la fabricación del diafragma y el número de hojas con que está hecho (de 5 en adelante).

Diafragma
Figura 1. Diafragma

Un modo de saber la forma geométrica que tiene el diafragma de un objetivo es viendo la forma que tiene el flare (ese reflejo de luz que te sale a veces en las fotos cuando apuntas hacia el Sol u otra fuente de luz muy potente).

Por ejemplo, el de la figura 2 tiene forma octogonal.

Figura 2. Flare
Figura 2. Flare

Otra forma de averiguarlo es pulsando el botón de previsualización de la profundidad de campo de la cámara mientras miras por el objetivo.

En un objetivo real, el diafragma se encuentra físicamente colocado en un punto intermedio del conjunto de lentes que forma el objetivo.

Regulación de la luz con el diafragma

Para explicar sus efectos de manera sencilla, seguiremos con el modelo simplificado de una única lente delgada.

El diafragma se coloca delante de la lente y según su abertura pasan más o menos rayos.

En la figura 3 hemos representado tres rayos provenientes del objeto P y cómo la lente los desvía para obtener la imagen P’.

Cuando el diafragma está muy abierto, los tres rayos consiguen atravesar la lente.

Figura 3. Diafragma abierto
Figura 3. Diafragma abierto

Sin embargo con el diafragma cerrado (figura 4) tan sólo el rayo rojo consigue atravesar la lente, con lo que la imagen pierde luminosidad.

Fíjate que el ángulo de visión es el mismo en ambos casos; es decir, el ángulo de visión no depende del diafragma.

Figura 4. Diafragma cerrado
Figura 4. Diafragma cerrado

Resumiendo, a medida que se va cerrando el diafragma, el haz de rayos que atraviesa la lente disminuye.

Dicho de otra forma, diafragmas cerrados captan menos luz que diafragmas abiertos.

El efecto visual es que la imagen se ve más oscura.

La figura 5 representa el haz de rayos que dejan pasar dos diafragmas diferentes.

Es evidente que el diafragma más grande (el verde) deja pasar más rayos de luz, con lo que la imagen que se obtiene es más luminosa.

Figura 5. Regulación de la luz por el diafragma
Figura 5. Regulación de la luz por el diafragma

Ya tenemos claro que un diafragma abierto capta más luz que otro cerrado, pero ¿cuánta más luz?

 

El diafragma: cuánta luz entra por el objetivo

Para eso necesitamos conocer cómo se relaciona la luz que entra en el objetivo con el tamaño de la abertura del diafragma.

Puesto que el orificio por donde entra la luz es aproximadamente un círculo, la luz captada será proporcional al área S de dicho círculo:

S = \pi D^2 /4

donde D es el diámetro del círculo.

Esto significa que si pasamos de un diafragma de diámetro D_1 a otro de diámetro D_2, la relación de áreas es (ver figura 6):

\frac{{S_2 }}{{S_1 }} = \frac{{\pi D_2^2 /4}}{{\pi D_1^2 /4}} = \left( {\frac{{D_2 }}{{D_1 }}} \right)^2

Figura 6. Relación de áreas
Figura 6. Relación de áreas

Es decir, el área aumenta proporcionalmente al cuadrado de la relación de los diámetros.

Dicha ecuación nos permite cuantificar cómo cambia la luz captada por un objetivo cuando cambiamos el diámetro de la abertura del diafragma.

Por ejemplo, si pasamos de un diámetro D_1 a otro el doble D_2 =2D_1, la luz captada se multiplica por cuatro (dos al cuadrado):

\left( {\frac{{D_2 }}{{D_1 }}} \right)^2 = \left( {\frac{{2D_1 }}{{D_1 }}} \right)^2= 2^2 =4

 

Es decir, un diafragma de tamaño D_2= 2D_1 capta cuatro veces más luz que otro de tamaño  D_1.

Del mismo modo, si reducimos a la mitad el diámetro, la luz se reduce por cuatro.

Si queremos que la luz aumente el doble, debemos aumentar el diámetro en un factor \sqrt 2=1.41, para que al elevarlo al cuadrado dé dos.

Ya sabemos cuánta más luz capta un diafragma respecto a otro. Pero la historia no acaba aquí.

 

El diafragma: cuánta luz llega al sensor (exposición)

Lo importante no es cuánta más luz capta un diafragma u otro en términos absolutos, sino cómo afecta eso a la luz que llega al sensor, es decir, la exposición de la foto.

Aquí aparece el segundo protagonista: la distancia de la lente al sensor (el plano donde se forma la imagen).

Cuanto más lejos menos luz llega; además esa relación también es cuadrática: es decir, que la intensidad de luz que llega al sensor es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia 1/r^2 , donde r es la distancia del diafragma al sensor.

Si no lo ves claro, basta con que hagas la prueba con una linterna y verás como la intensidad de luz disminuye con el cuadrado de la distancia.

Juntando ambos factores, vemos que la luz que llega al sensor es proporcional al cuadrado del diámetro de la abertura del diafragma (más abierto, más luz) e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia del diafragma al sensor (más lejos, menos luz).

Es decir, la luz que incide en el sensor es proporcional a \left( {D/r} \right)^2 , donde D es el diámetro de la abertura del diafragma y r la distancia de la lente al sensor (donde se forma la imagen enfocada).

Esto quiere decir que si aumentamos el diámetro de la apertura el mismo factor que la distancia del sensor a la lente, la exposición de la imagen es la misma.

Puesto que hemos dicho que la principal función del diafragma es regular la luz que capta el sensor (no la que entra por el diafragma), la unidad que debemos usar no es la abertura absoluta del diafragma, sino la abertura RELATIVA respecto a la distancia del sensor a la lente.

Es decir, el factor importante a la hora de definir la luminosidad de un objetivo es el cociente D/r, o sea, la relación entre el tamaño físico real del diafragma y la distancia del sensor a la lente.

Si la distancia de enfoque es lejana (al menos varias veces la distancia focal de la lente), ya vimos que la imagen se forma aproximadamente a la distancia focal.

En ese y sólo ese caso, podemos suponer que la distancia del sensor a la lente es igual a la distancia focal r=f. Sustituyendo en la expresión anterior D/r un valor de r=f, obtenemos que la luz que capta el sensor es proporcional a la relación entre el diámetro de la abertura y la distancia focal D/f.

A la inversa de la relación que acabamos de obtener, es decir, f/D, se le llama número f o simplemente diafragma y se suele expresar como, por ejemplo, f/4.

Ahora entiendes por qué se escribe con la /, pues se trata de un número adimensional que mide la abertura RELATIVA del diafragma, ya que es el cociente de dos distancias (que se suelen dar en mm): la distancia focal f y la abertura física real del diafragma D.

Número f o diafragma = f/D

Es el momento de estudiar el número f en profundidad y ver en qué influye.

Volver al menú principal del tutorial Fundamentos Ópticos en Fotografía

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *